Expocómic 2007, un sueño realizado

diciembre 2, 2007

    ¿Me lo parece a mí o este año ha ido menos gente que el anterior? Y bueno, mejor no hablar de los cosplayeros, que los pocos que había o iban de personajes de manga o de videojuegos, con excepciones contadas, claro, como la del señor Olafo y el señor Orestes, quienes se olvidaron de todo tipo de prejuicio y partieron hacia el salón disfrazados de un tal Herbert el pato y un tal Jacinto desde su residencia (pasando por varias paradas de metro y calles llenas de padres que les susurraban a sus vástagos “mira hijo, eso es monstruo”, como quien señala al hombre del saco que te secuestrará por las noche si no te comes el plato de lentejas).

          pc010200.jpg
              ¡Herbert, alguien y el Guardián de la mazmorra!

    También es cierto que no había tantas tías guapas como el año pasado… o quizás es que ya me parecen demasiado pequeñas como para fijarme en ellas, no sé. Pero bueno, por suerte, aún quedan de esas que cuando te cruzas con ellas tienes que girar el cuello hasta posiciones para las que el ser humano no está anatómicamente preparado. “¿Cómo quien?” Os preguntaréis, o mejor aún, “muéstranos una foto de ella, cabroncete”. Paciencia.

   Hace un año justo me quejaba de no haber podido acercarme a cierta atraefrikis disfrazada de Gata Negra por la marabunta que la rondaba constantemente, y hace unos días, por puro azar, nos escribió nuestra musa en cuestión asegurando que su presencia se repetiría en el presente salón, además de añadir la eventualidad de acercarme a saludarla. Y era cierto, volvió a ir. Pero (siempre hay un pero…), el problema es que no había una, sino dos gatas negras. Estaba jodido. Si ya tenía los huevos en el cuello ante la posibilidad de acercarme a ella y conseguir salivar lo suficiente como para articular una frase comprensible, pensar que sólo tenía un 50% de probabilidades de acertar fue la gota que colmó el vaso. Ser tímido es una putada… Y así sucedió que me crucé como 3 veces con ellas (por separado) sin decir nada. Así que, con pos de romper el refrán (y motivado por frases como “al final la vas a perder y no la vas a volver a ver” de mis compañeros), me acerqué la cuarta vez a una de ellas y la dije: “¡ei!, ¿por casualidad tú no escribirías un comentario hace unos días en un blog de…?”, “¡en Tejiendo La Historia!” me cortó con una enérgica sonrisa. Supongo que ir vestida con un traje ajustado de cuero negro da cierta labia a la hora de hablar con extraños… Debo probarlo algún día. En fin, di gracias a Dios durante una milésima de segundo, aseveré, pedí disculpas por cualquier cualquier cosa que la hubiera podido resultar ofensiva de aquella entrada, haciendo hincapié en que ésta estaba cargada de un inocente (¿cómo iba a esperar yo que ella se fuera a pasar por aquí?) tono sarcástico y le pedí una foto. Ella, muy amable, accedió y hela aquí.

         sin-titulo-1.jpg

La cara de capullo que tengo es debida a la sensación de triunfo del momento

    Por lo demás… mucho freak suelto, los mismos autores de siempre, la de información era un poco borde, Planeta no fue… ¡pero eh, hubo una “novedad”, había un stand de comida japonesa COMO en el Salón del manga de Barcelona!; no compré ni un solo cómic, y el de la entrada lo tiré porque el nombre pudo conmigo: “Tarzán vs Predator, en el centro de la tierra”; intenté regatear en un stand de merchandising pero me dijeron que nanai… Como véis, todo muy normalillo.

    Al final, lo mejor es el ambiente, el ir dando vueltas con los colegas intentando descifrar algunos disfraces, encontrarte con conocidos inesperadamente, comentar lo buenorra que está tal o cual, hacerse fotos en poses raras con los cosplayeros, y luego irte a cenar por ahí a echarse unas risas y recordar las mejores anécdotas del día. Sólo por eso ya vale la pena repetir el año que viene.


ANAESTHETIC 086 LIVE ! ! ! !

junio 7, 2007

¡Aloha! Y muchos os diréis, ¿quiénes son esos maricones? Hacéis bien en preguntároslo. Yo os respondo: dado que esta semanita el bloff tiene menos posts nuevos que los Foros de… ¡Ermua! (¡Jajaja! Chiste estúpido de actualidad), he creído no oportuno pero sí razonable dedicar un espacio al prometedor grupo madrileño Anaesthetic 086, compuesto por cuatro criaturas marginales y cochicerdas con menos sentido común que medio palo de escoba, que ofrecerán dos conciertos en su gira de Junio.

Dichos conciertos son el día viernes 15 de Junio (1º de a gira) en el I.E.S. Enriqueta Aymer de Aluche (a 100 m de las parada de tren Las Águilas) a eso de la 19:00 (pero vaya vuesa merced a saber cuándo empezará en realidad); y el viernes 22 de Junio (2º y último de la gira xD!) en un lugar indeterminado en Santa Eugenia (os informaré de ello en un momento dado).

Esta panda de anormales tocará versiones porque son unos patanes (Blink-182, Green Day, The Strokes, Avril Lavigne… todo muy masticable). Si veo que esto suscita interés, pondré la lista de temas en algún Comment. Ahí os dejo a la panda del moco, yo soy el personaje de la izquierda del todo. ¡Gracias adelantadas por venir, y a cuidarse!

B.B.


Sin lugar a dudas, mi mejor Expomanga hasta la fecha.

marzo 5, 2007

   Como ya es costumbre desde hace años, asistí a este Expotaku 2007 con El Frikiskin por excelencia. Personaje orgullosamente degenerado y cabrón como pocos. Vamos a ello.  

   Bueno, bueno, qué buen sabor de boca me ha quedado del sábado. El que con la entrada pudieras elegir entre los 13 primeros números de Astroboy y otros cuantos de Oliver y Benji, ya indicaba que este año la administración apuntaba fuerte.

   Sí que es cierto que la cola de media hora echaba un poco para atrás, pero el buen tiempo, las góticas, las frikis, y la gente rara en general, alegró mucho el asunto. Qué buen rollito daba el mirar a tu alrededor, en un parque con fuentes y todo, y ver en su mayoría personas disfrazas comentando frikadas varias. ¡Coño, si hubiera sabido que iba a ser algo así, habría estado allí desde por la mañana!    

   Tras un esfuerzo hercúleo, conseguí resistirme a la vocecita hija puta que me insistía una y otra vez en que sacara la cartera y pude salir del recinto sin haber gastado más que los 3 € de la entrada. Lo único con lo que me volví (aparte de un gran número de videos y fotos) fueron 3 números de Astroboy (uno de mi entrada, y 2 de las entradas de mi hermana y su amiga, gorroneadas ambas con suma habilidad). Y es que este tipo de eventos no es para comprar, que para eso tienes tu tienda habitual donde te hacen un 10% de descuento, está para ver frikadas, chicas con ropa ligerita y no parar de reír.       

   He de añadir, ya que arriba se menciona, que me llena de satisfacción haberle metido la venita friki a mi hermana, que asistió con un par de amigos a su primer salón y no pudo evitar flipar en colores, como si de una fumada en condiciones estuviéramos hablando.       

   Dimos un par de vueltas tanteando la flora y fauna del lugar, hicimos fotos a la presentadora de Cuatrosfera (que, la verdad, pierde bastante en persona), y saludamos a la gente que había que saludar hasta que vimos un par de sillitas libres en la zona del Karaoke. Este tipo de actividades nunca me había llamado mucho la atención pero allí nos apalancamos inamoviblemente hasta casi el cese de la misma.

   dscn0092.JPG   Mmm… qué sensual esa mirada y ese gesto con la mano hacia el público…

   Detrás de nosotros (delante también, pero los de atrás eran más cachondos) había un grupo de mamones con cartelitos que de vez en cuando acompañaban con abucheos a los cantantes menos dotados y con alabanzas a las musas más desvestidas.

dscn0102.JPG

dscn0100.JPG

dscn0101.JPG  

   Además, amenizaron este, en ocasiones aburrido evento, con diálogos con el presentador como el que sigue: 

-Bueno, pues el participante número trescientos veinti…

-¡¡¡Toooooonto!!!

-…cinco, te he oído, cabrón, es Fulanito y nos cantará estooo… yo que sé, así que sube y canta lo que te dé la gana.    

   Cuando iban a dar los premios, dimos un par de vueltas más, nos hicimos fotos con Mario Bros, Kakashi y otros, y debatimos filosóficamente sobre las posibles edades que podrían tener los ángeles que de tanto en tanto pasaban por nuestros agradecidos ojos como iluminadas por un halo de luz. A todo esto, acabamos llegando a un semiacuerdo de que los dos éramos un poco pederastas, ya que en muchos casos, aunque seguramente por muy poco, estos seres divinos no llegaban a la mayoría de edad. 

dscn0098.JPG   

   Una tarde que se pasó rápida, buenas vistas, muchas risas, aunque olía un poco a heavy no se hizo insoportable y el aire acondicionado no estaba estropeado como en ocasiones anteriores. Repetiré seguro.

   Editado: He encontrado en un blog que no quiere publicidad (si el poseedor del mismo cambia de idea, que me avise) un foro con fotos de los cosplayers: http://www.astroteamrg.net/foro/index.php?showtopic=13599

   A ver si un día de estos hablo sobre ellos…


TÍAS GUAPAS EN EL EXPOCÓMIC ’06 (¡cada año hay más!)

diciembre 4, 2006

  Como bien sugiere el título, hablaré del Salón del Cómic de Madrid que se celebró este fin de semana, en general, y de los pibones que uno veía cada 10 metros, en particular.

  Bueno, pues eso, otro año más he tenido cita con el Expocómic, donde muy ilusionado he ido esperando poder llenar la mochila (como hacía antaño, que hasta tenía que rogar a los colegas para que me ayudasen con la carga, pues un solo gramo más y corría el riesgo de que se me reventaran las vértebras), pero `oh´, iluso de mí, me he comprado un solo número… Sólo uno, sí sí, han leído bien… El tebeo en cuestión ha sido el número 1 de Death Note, el cual había intentado comprar hace unas semanas en mi tienda de manga habitual, pero “había volado” (o así lo definió el librero). Quise comprar también el número 2 (que salía para este salón), pero estaba agotado (¿cómo es que no prevén estas cosas?).

  Antes de convencerme de que no tenía nada por comprar, di varias vueltas ojeando stands y viendo merchandising, pero sentía como que algo me faltaba, no sé… es una sensación de vacío similar a la que sientes cuando sales de un examen en el que, aunque te hayas pasado 2 horas escribiendo como un cabrón, algo no te termina de convencer (generalmente, cuando te dan la nota descubres que la preocupación estaba justificada).

  Así pues, desvié la cantidad de sangre que debía ir al cerebro, hacia otras partes de mi cuerpo que también tuvieran la capacidad de analizar la situación (desde otra perspectiva, por supuesto. Siempre hay que ver las cosas desde todos los puntos de vista posibles, no lo olvidéis). Entonces, comencé a ver ángeles, en su mayoría, caídos… oh… qué visión tan sublimemente agradable fue la que contemplé desde aquel momento… Qué perfección, qué tonalidades oscuras en su vestimenta, rostro y pelo, qué dulzura, que minifaldas y escotes (en Diciembre, sí), qué peinados, qué…

  En muchas ocasiones, no lograba distinguir si la musa en cuestión rondaba los 16 o los 20 años, y, aunque yo siempre apuntaba hacia lo segundo, mis compañeros me repetían una y otra vez que no llevaba las gafas puestas, y que si se me atribuía la cualidad de miope era por algo… hijos de puta.

 fotoblog21.jpg

         Atraefrikis cualquiera con un friki cualquiera en el Expocómic ’05.

  Una vez las tuve fichadas a casi todas, recordé algo que no falta nunca en ningún Expofriki… las atraefrikis… Si bien su nombre puede resultar tentador, se debe desconfiar y tener cuidado una vez estás cerca de una, ya que, sin quererlo, puedes encontrarte pegándote codazos y pisotones con todos los frikis de los alrededores que están desesperados (tanto o incluso más que tú) por hacerse una foto con ellas. La función principal de estas atraefrikis (por la que la administración del salón las contrata) es la de pasearse entre charcos de babas con sinuosas prendas a cada cual más ajustada y hacerse fotos con todo friki que le diga “¿te haces… eh… yo… esto… una foto… con-con-gaaagh-conmigo?” un mínimo de 3 veces, pues si no, no te hacen caso (que conste que hablo por experiencia). El problema es que este año no había más que una (o se camuflaban muy bien, cosa que sinceramente dudo, pues es imposible pasar desapercibida ante unos radares como los míos yendo vestida de esa forma) que iba de Gata Negra, y entre peña con la que te encontrabas que hacía meses que no veías y stands con ofertas de cómics que hacen que se te desvíe la mirada, la acabé perdiendo. Por mucho que busqué y busqué, no pude volver a encontrarla. Aceptar que no volvería a verla fue duro, pero bueno, tenía que intentar seguir viviendo.

  El tiempo pasó hasta que llegó el momento de la entrega de premios (felicidades desde aquí al staff de Zona Negativa, ganadores del premio a la mejor web de cómics en español), precedida por la fatídica intervención de dos ¿cómicos? que soltaron sin piedad un amasijo de chistes baratos hasta que vieron que, efectivamente, no hacían gracia. Como la planta de abajo nos la teníamos muy vista, nos mudamos a la planta de arriba, que además de estar bastante más vacía y oler un poco menos a sobaco, nos ofrecía una vista panorámica del recinto.

 salon-blog2.jpg

  El aburrimiento, las réplicas de Eldíaz a las chirriantes palabras de los autoproclamados sarcásticos (entre otras: “ei, esperad, que se os escapa la gracia, aigh, aquí la tengo, ¡tomad, os la devuelvo!”),  y las insinuaciones de Blackburn relacionadas con la vuelta al barrio, hicieron que me pusiera a jugar con el zoom de la cámara digital.

  Fue entonces cuando la vi… Se presentó ante mis ojos desde ese momento como un sol entre estrellas, cuyo brillo ni por asomo puede ser comparable. Había pensado en describirla para que vierais lo que es el buen gusto, pero claro, en este hobbie somos cuatro gatos y es hasta posible que acabe leyendo estás líneas. Me rompió el corazón verla la mayoría del tiempo entre los brazos de lo que consideré “un payaso” (y otro puñado de adjetivos ofensivos que por no extenderme más de la cuenta no citaré), así que tuve que contentarme con mirarla a través del zoom con maestría y sutileza, evitando en todo momento que se percatase de mi presencia.

  Llegó la hora de irse (como bien nos indicaron los vigilantes de seguridad de la planta de arriba, quienes nos incitaron a marcharnos para ir desalojando el lugar). Dije “adios” con el pensamiento a todos mis amores perdidos y procedí a abandonar el lugar, consciente de que pasaría un año (o hasta el Expomanga de Marzo, Abril o el mes que sea) hasta que pudiera volver a ver criaturas celestiales de tan magna belleza…

   Actualización: Siento la necesidad de poner un enlace a este video del concurso de cosplay, que he encontrado en un comentario de un post de ADLO! Buenísima la batalla dialéctica entre Mariposa y Elektra (¿veis como había chicas guapas?)


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.